Con el calor pegajoso de una tarde de junio en una ciudad costera solo a nosotros se nos ocurre hacer doblete la misma tarde en dos puntos tan dispares de una ciudad del tamaño de Valencia, que ademas tiene unas líneas de metro un tanto aleatorias -aunque esto puede ser una percepción confundida. El resultado fue que al llegar al local en el que habiamos quedado, La Pinça, nos pareció que entrabamos en un oasis en pleno desierto. Allí nos estaban esperando los chicos de Tórtel -caña en mano, sonrisa amable y conversación fácil- en uno de sus bares favoritos para quedar, cosa que no extraña en absoluto ya que el local elegido, en pleno barrio de Ruzafa (uno de los barrios más jovenes, activos y modernos de la ciudad) auna buena música con un espacio de tienda, exposición, conciertos y demás actividad cultural.

Casi entre charla y charla nos regalaron unas cuantas canciones de su última referencia, ‘Entusiasmo’, melodías fabulosas entre la melancolía, la ensoñación y eso que llaman sonido mediterraneo para aunar el desenfado, alegría y vitalidad. No os perdais esta sesión interpretada con total sinceridad que a nosotros nos enamoro de primeras y nos transmitió un buenrollismo inmediato.