A Raúl Querido le descubrimos hace un tiempo en una visita relámpago que le acercó al Café Teatro para actuar con Algora en una fiesta del colectivo Ramalazo, al que agradecemos las facilidades que nos ofreció.

 

Nos convencimos finalmente para grabarlo después de que nos hiciera pasar uno de los ratos más divertidos que recordamos en la sala desde la visita del histriónico Joe Crepusculo.

Mordaz e hiperactivo (podéis seguir sus lanzamientos desde su bandcamp raulque.bandcamp.com) no sorprendemos a nadie diciendo que a esta figura le faltan pocas piezas para armar sus canciones y que en sus letras se mezcla la ironía, el chiste fácil, lo ordinario y una pizca de humor surrealista que le hace extrañamente entrañable y capaz de dejarte una media sonrisa muy tonta.