Nodding by the Fire es una de esas bandas que, una vez las escuchas por primera vez, te enamoras de ellas. Su sonido como podréis apreciar es muy suave, acústico, folkie, atmosférico y tan cinematográfico que bien podría tratarse de la banda sonora de cualquier película situada en el campo o en plena naturaleza.

Fue en el mes de Mayo cuando nos llegó un correo de Javier Ordás presentándonos el proyecto musical y, nos gustaron tanto que apenas cinco meses después, decidimos contar con ellos en el ciclo de conciertos notedetengas 2010.

 

Al día siguiente de la velada, quedamos con ellos en el Campo Grande de Valladolid, lugar idóneo para su sonido, y, bajo la fría tarde de octubre, las hojas del otoño y los patos en el estanque, grabamos con ellos tres mágicos temas de su primer disco, ‘Song of a Dead Hunter’, ‘The Brave Mountaineers’ y ‘El Monte’,