Hacía tiempo que andábamos detrás de Los Chicos, quinteto madrileño de rock&roll garajero y, mail tras mail, nos pusimos en contacto con ellos aprovechando su pasada visita a Valladolid en el mes de marzo y les propusimos participar en nuestro proyecto. Encantados en participar y nosotros de que participaran, buscamos un sitio emblemático para la grabación como suele ser costumbre y , debido a que uno de los miembros de nuestro equipo es muy fan del grupo, decidimos enmarcar la actuación en “su casa”, el Aula de Teatro de Gente de Teatro de la Universidad de Valladolid.


Preparamos el espacio, muy teatral como no podía ser menos gracias a Carlos Burguillo, y les recibimos como mejor supimos, con unas cervecitas, una empanada y una cazuela de callos hechos con todo el cariño del mundo, para darles la bienvenida como se merecen, ya que conocíamos su otra pasión, la buena comida. Los gestos de agradecimiento no se hicieron esperar y enseguida comenzó un compadreo y muy buen rollo, que se vio reflejado en la grabación del último tema donde nuestro Carlos incluso participa de extra contrabajo en ristre para acompañarlos en el tema. Todo muy teatral, claro, incluido efecto…

Lo pasamos bien, reímos y bebimos, pero sobre todo compartimos el buen hacer de este grupo, que es todo fiesta, pero sobre todo es Rock&Roll de muy buena calidad. Se marcaron tres temazos, que pudieron ser más, ya que cuando uno está a gusto, el tiempo corre despacio y el nivel de divertimento crece con el paso del tiempo.

Las expectativas se vieron cumplidas con creces y disfrutamos como enanos. ¡Gracias Chicos!