No podía ser menos. Uno de los grupos punteros del país, referente de muchos y además de nuestra ciudad, no podían faltar a la cita con AU! Señoras y señores, con ustedes… ¡Celtas Cortos!

Desde que estos chicos empezaron a rasgar cuerdas y afilar canciones, allí en el barrio de las Delicias a finales de los 80 y principios de los 90, hasta nuestros días, ha llovido mucho éxito y muchos pelotazos asoman en el zurrón. Y ahí siguen dando guerra y gritando a los cuatro vientos como el primer día.

Recientemente han sacado un resumen de su dilatada y fructífera carrera, con una caja de cd+dvd donde realizan repaso de sus temas más conocidos (que son muchos…) y veremos lo bien que se lo pasan y lo bien que se lo montan dentro y fuera del escenario. Por título Vivos & Directos. Pues más vivos y más directos que nunca se nos presentaron en otro barrio emblemático de la capital vallisoletana. El barrio Girón y su plaza Porticada fue el escenario perfecto de un mini-bolo de dos temas, que hicieron las “Delicias” de los presentes.

Con una formación trío, se bastaron para hacernos bailar y disfrutar de un magnífico momento en un enclave maravilloso. Jesús Cifuentes, Goyo Yeves y Alberto García, desparramaron buen hacer y mejor saber estar, sin olvidarnos de su buen rollismo y nos ganaron a las primeras de cambio.

Siempre ha sido uno de los grupos favoritos del que suscribe, pero ahora ya me tienen ganado el corazón. Como no podía ser menos, el mini-concierto improvisado causó sensación y un abrir y cerrar de ojos los vecinos Gironitas se arremolinaban en derredor para deleitarse del saber hacer del trío Celta. Dos canciones estupendas como ‘Retales de una vida’ y el ‘Blues del pescador’ de los Waterboys, fueron las elegidas para ser compartidas en Acordes Urbanos.

Como no podía ser de otra manera, el final de fiesta acabó en los soportales de la Pza. Porticada del barrio Girón, degustando unas cervecitas fresquitas e improvisando una amena y divertida tertulia a la que se iba sumando gente que pasaba a saludar. ¡Ésta es la esencia!, ¿o no?