Poco antes de entrar en la espiral de conciertos que My Friendly Ghost llevan a sus espaldas (cada poco nos sorprenden con una fecha nueva, ¡qué trabajadores son estos chicos!), Ángel Roman solía deleitarnos con una sesioncilla acústica en alguna de las salas de la ciudad donde desplegaba su acústica y un buen puñado de canciones de cuño casero muy reseñables.

No queríamos dejar pasar la oportunidad de citarnos con este pequeño gran hombre y que nos tocase alguna de sus intimistas canciones, así que quedamos con él en las cercanías del Museo Patio Herreriano de Valladolid una tarde de verano allá cuando este proyecto estaba comenzando a gestarse en nuestras cabezas y después de unas cervezas tuvo a bien emocionarnos con estos tres temas.

De entre los 3 temas hay uno especialmente bello que cada vez que oímos se nos pone la piel de gallina, ¿adivináis cuál?