Corría una ultra lluviosa tarde del mes de Junio en Valladolid cuando quedamos con, en nuestra opinión, una de las voces más preciosas que pululan por la escena nacional de cantautores, el australiano afincado en Madrid Aaron Thomas.

Nuestro plan era grabar en algún emplazamiento bucólico que hiciese honor a sus magníficas composiciones, pero la tormenta se cernió sobre nosotros con fuerza y, como es costumbre, nos pusieron varios impedimentos para grabar en el interior de algunos edificios públicos, con lo que decidimos echarle algo de imaginación y ubicar a Aaron bajo un deteriorado y casi olvidado puente con no demasiado tráfico, el puente junto al túnel del Arco de Ladrillo sobre el que pasa la carretera hacia Madrid.

Para no recoger demasiado sonido ambiente, que entre la lluvia y los coches era más que considerable, conectamos su potente guitarra a la línea de nuestro zoom4n y, en cuanto probamos su voz, la magia se hizo. La virtuosa voz de Aaron sumada a la reverb natural del emplazamiento hizo que, además de quedarnos con la baba colgando, la gente se parase en ese día gris y durante 10min disfrutase de un concierto de lujo en plena calle.

¡Bravo!